La gente es lenta! Empújalos al límite con 4 estrategias

Lentitud

Si no estás preparado para exigir rapidez a la gente que trabaja contigo, estás destinado a ser lento. Con que seas rápido no basta, debes ser capaz de empujar a la gente a su límite para tener éxito. En este post te doy 4 estrategias clave para lograrlo:

1.- Aterriza tus objetivos
¿Sabes que quieres lograr? ¿Cuanto te vas a demorar? Si tu no sabes cuanto te quieres demorar, te demorarás el doble de tu peor estimación. Quedarás a merced de tu contraparte. Toma el control conociendo exactamente lo que quieres hacer, cuanto tiempo toma, y que servicios requieres de los demás. Luego establece plazos y fechas preliminares.

2.- Observa y escucha!
Cuando pides un servicio a otros, te dirán cuanto se van a demorar. Lo que te dicen es importante, pero como se comportan y como te lo dicen es más importante aún. Acá tienes que detectar a los prometedores falsos (los que te dicen que se demoran 3 días cuando en realidad lo hacen en 6). Averigua su agenda (que tantas cosas tienen que hacer), su estilo (si son responsables) y da el golpe ganador: ellos deben saber que tu sabes que tan rápido pueden hacer el trabajo. Déjalo claro y ellos se apurarán.

3.- No rompas el hilo de la comunicación
Como lo comentaba en otro artículo, la comunicación es clave en tu capacidad negociadora, y apurar a la gente es otro ejemplo de negociación. Llama/habla permanentemente con tu contraparte; júntate con ellos; mira como van los avances; establece un diálogo. Pero hazlo con inteligencia, no quieres convertirte en un mosquito en la oreja: establece comodidad y confianza y siempre ten un propósito para cada charla o reunión.

4.- Ten “leverage”
Leverage es cualquier cosa que tu tienes y tu contraparte no, o algo que tu tienes y ellos desean. Si todo el poder está en tu contraprate, tienes poco que hacer. Siempre que puedas ocupa tu leverage. Un ejemplo es tener otro proveedor listo. Otro es, cuando pides un servicio a alguien de tu trabajo, apelar a la reputación: no hay mejor recompensa que ser reconocido como rápido por los superiores; y no hay peor trampa que ser conocido por lo contrario.

Imagina lo siguiente. Puedes estar entregando exactamente el mismo servicio que tu competencia, o desarrollando exactamente la misma tarea que tu compañero de trabajo, pero si lo haces más rápido, todos los clientes irán hacia ti, y tu jefe sabrá inmediatamente quien es mejor. Finalmente, tiempo es dinero, mientras más te demores, más dinero te costará.

Foto: http://pro.corbis.com

Anuncios

2 comentarios

  1. Buenos consejos para hacer mejoras en el workflow de mi plantilla, pero ¿que sucede cuando has agotado tus esfuerzos implementando estas estrategias y los empleados siguen siendo lentos? ¿has fallado tu como líder o debo empezar a pensar en despidos?

  2. @ Senior Manager
    Agradezco tu comentario. Discutí tu pregunta con varios conocidos, y la conclusión es bastante recurrente: la solución se da cuando piensas en positivo, y en una posición de jefe hay que saber colocar a la gente donde mejor rinde. Entonces 2 puntos clave:
    El líder debe evitar, ante todo, mostrarse derrotado o sin soluciones. Si el jefe decae, los empleados perderán la motivación y eso traerá todo menos eficiencia.
    La lentitud de las personas también puede venir por un desajuste en sus tareas o por poca preparación. Cada quien rinde mejor donde ocupa sus fortalezas. El mejor ejemplo son los equipos deportivos (defensas, delanteros, etc). ¿Están “jugando en sus puestos”?
    El despido es “caro”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: